Y la Evolución del Cuidado de Salud en el Valle

Por Roberto Hugo González

Publicado originalmente por Mega Metropolis Health & Fitness edición impresa de Septiembre 2009

El Dr. Manuel Sánchez es un médico con práctica general especializado en la familia quien se trasladó al Valle en 1976. En 1977, empezó a practicar medicina con uno de los pioneros de la zona, el Dr. Duane Mock, en San Juan, Texas.

“En esos años todo parecía mucho más sencillo, había muy poca tecnología médica. No podíamos hacer un conteo de sangre completo o el nivel de colesterol sin enviar al paciente al hospital o a un laboratorio independiente, era otro inconveniente”, explicó.

Norma de atención médica en la década de 1970

El Dr. Sánchez señaló que en esos años practicaban ‘medicina sintomática’. La gente sólo venía a ver al médico cuando tenía  un síntoma o un problema. “La mayoría de la gente tenía la filosofía antigua o proverbios “si no está roto, no lo arregles” que resultó ser un desastre,” declaró. También dijo que algunos resultados eran terribles con posteriores complicaciones, y en la mayoría de los casos eran mediocres.

- Advertisement -

El recuerda que el cumplimiento del tratamiento médico eran recomendaciones deficientes y veía sólo a los pacientes cada 6 meses o un año y muchos pacientes venían cada 2, 3 ó 5 años dependiendo de sus síntomas. “En aquel entonces hicimos bien con las infecciones y parasitosis porque teníamos buenos medicamentos,” añadió.

Para poder comparar con el tratamiento actual, él dijo que la hipertensión y diabetes eran pobremente manejadas y usaban la orina y glucosa para supervisar la dosis de insulina con resultados pobres. Muchas de las complicaciones diabéticas fueron como cetoacidosis, coma diabético, úlceras diabéticas de pies y piernas, muchas de amputaciones. “La gente tenía infartos a causa de aterosclerosis graves con coágulos y embolias”.

El Dr. Sánchez recuerda que la gente moría sólo porque los médicos o bien no podían diagnosticar a tiempo la enfermedad por la tecnología pobre y muchas veces no había especialistas para referirlos. Según nos dice él, el único lugar para enviar a los pacientes era el Harlingen Baptist Hospital o a Houston y San Antonio. “Este era un verdadero problema, el referirlos era difícil y tedioso, y la gente carecía de transporte”, dijo.

También señaló que en esos años no había doctores en los cuartos de emergencia de los hospitales; así que el practicante cubría el cuarto de emergencia sobre una base regular y conducía al hospital a 80 mph para llevar al hospital a una madre en parto, tratar las heridas de arma de fuego o víctimas de accidentes automovilísticos. “Nosotros teníamos que hacerlo todo”, explicó. El Dr. Sánchez reconoce el gran valor de las enfermeras en los cuartos de emergencia, “nosotros trabajamos como un equipo”. En aquellos días todos los médicos, y casi todas las enfermeras se conocían nos dice el doctor. “Muchos policías y patrulleros de la autopista nos escoltaban en muchas ocasiones a la sala de emergencias”.

Cambian normas médicas

Cuando las cosas comenzaron a cambiar fue a fines de los 80s y principios de los 90s debido a las nuevas tecnologías que llegaron. Con el CT-Scan, los equipos de ultrasonido, los servicios de laboratorios, rápidos y confiables, la glucosa en la sangre, el colesterol y otros exámenes, dio a los médicos la habilidad de diagnosticar, tratar y monitorear los niveles importantes y ajustar tratamientos rápidamente. La nueva tecnología ha permitido seguir de cerca a los pacientes y da la oportunidad de cambiar los planes de tratamiento.

El Dr. Sánchez agregó que la tecnología como el análisis óseo Dexa, el scan dúplex de análisis y el ultrasonido dan la capacidad de diagnosticar cualquier problema médico temprano para un mejor tratamiento y prevenir complicaciones. Con la nueva tecnología, medicamentos nuevos “inteligentes”, además de la llegada de médicos de casi todas las especialidades al Valle del Río Grande, hace menos necesario referir a los pacientes a ciudades lejanas como Dallas, San Antonio o Houston indico al Dr. Sánchez. “Esto a su vez ha aumentado el costo de atención médica en el Valle, pero también ha incrementado el acceso a buena calidad de atención médica en el Valle con buenos resultados,” añadió.

Norma de atención médica

El Dr. Sánchez dice que ahora las cosas son diferentes. Los médicos de casi todas las especialidades proporcionan atención médica de calidad a la mayoría de los pacientes sin necesidad de remitirlos fuera de la zona, a menos que sea algo extraordinario. “Esto ahorra tiempo y dinero al paciente, aumenta la satisfacción y mejora los resultados,” indicó.

También señaló que ahora la actual administración de Obama planea revisar el sistema médico. “Personalmente, creo que estos cambios han sido muy rápidos y no se ha tomado el tiempo necesario para analizar qué es lo que verdaderamente se necesita,” dijo con firmeza. “En el presente la mayoría de los fondos que se dedican al cuidado médico van al hospital y otros servicios afines, sólo un poco más de 10 % van a “pagar a los médicos que realmente hacen todo el trabajo clínico. Según él el médico es a quien todo el mundo responsabiliza por los resultados de atención médica, y que cada día parece que hay otro intruso en el campo de la medicina. “Siempre hay alguien que nos está diciendo qué hacer o no hacer”.

Lo difícil y costoso de ser médico

El Dr. Sánchez dijo Mega Metropolis Health & Fitness que en la actualidad están sobrerregulados y controlados, por agencias como el CLIA, OSHA, HIPAA, OIG, STARK I, II y III, Medicare, Medicaid, TDI, TMA, AMA, DEA, Texas Board of Medical Examiners, State Radiation Safety y Departamento de Salud siempre nos están vigilando.

El también expresó que la mayoría de médicos trabaja más horas que en ninguna otra profesión. Sus responsabilidades son mayores que la mayoría porque hacen frente a situaciones de vida y muerte. “Recibimos llamadas la mayor parte de nuestra vida, de día  y de noche, los fines de semana, días festivos y vacaciones y tienen que hacer sus visitas a los hospitales”.

Y por si esto fuera poco añade, “Nuestras aseguranzas son las más caras y abusivas, tenemos que tener aseguranza de malpráctica y compensación para el trabajador y aseguranza de responsabilidad general y seguro de salud para el personal.”

“Ahora la nueva administración quiere pagarle a los doctores basado en los resultados,” dijo el Dr. Sánchez y agregó que “el Congreso siempre está intentando encontrar una forma para disminuir los reembolsos. Él explicó que a la mayoría de las empresas se les paga por los servicios dados. En el caso de los médicos él dice, “Hemos tenido que esperar semanas y hasta meses para recibir los pagos por servicios prestados”.

El preguntó que si en verdad pensábamos  que los pacientes van a dejar de fumar, tomar drogas o dejar de comer demasiado hasta dejar de ser obesos. El señala que el presidente Obama es un fumador y parece no dejar de fumar aunque sus doctores le han dicho que no debe hacerlo. “La gente no siempre obedece nuestras recomendaciones o recetas del médico,” agrego.

El Dr. Sánchez expresó su decepción y dijo que iba a ser más complicado por  la incompetencia del Gobierno ejecutar cualquier cosa. “Yo no confío en que sean competentes para ejecutar nuestro plan de cuidado médico. Queremos que nos dejen en paz para practicar la medicina y cuidar de nuestros pacientes, porque eso es lo que nos gusta hacer”, finalizó agregando que estaba cansado de tantas molestias e intrusiones. MMH&F


 

Portada de la edición impresa de Septiembre 2009 de Mega Metropolis Health & Fitness. Próximamente disponible en versión digital.